Historia del templo

La Sagrada Família es un templo excepcional, tanto por su origen y su fundación como por sus propósitos.

Ya son 5 generaciones las que han ido viendo la evolución del templo en Barcelona. Hoy la construcción continúa, y se podría acabar durante el primer tercio del siglo XXI.

Josep M. Bocabella funda la Asociación de Devotos de San José, que se convertirá en la promotora del templo
Se publica por primera vez la idea de construcción de un templo en El Propagador de la Devoción a San José.
Francisco Paula de Villar se convierte en el primer arquitecto de la Sagrada Familia.
Colocación de la primera piedra.

ORÍGENES: 1866-1883

Los orígenes del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia se remontan a 1866, año en que Josep Maria Bocabella i Verdaguer funda la Asociación Espiritual de Devotos de San José, que a partir del año 1874 promueve la construcción de un templo expiatorio dedicado a la Sagrada Familia. En 1881, y gracias a varios donativos, la Asociación compra una parcela de terreno de 12.800m² entre las calles de Marina, Provença, Sardenya y Mallorca para construir el templo.

La primera piedra se coloca el 19 de marzo de 1882, festividad de San José, en un acto solemne que preside el obispo de la ciudad, Josep Urquinaona. A partir de entonces se inicia la construcción, que empieza por la cripta situada debajo del ábside según un diseño neogótico del arquitecto Francisco de Paula del Villar y Lozano, el primer arquitecto del templo. Éste, poco tiempo después y por discrepancias con los promotores, abandona la dirección de la obra, y el encargo pasa a manos de Antoni Gaudí.

Antoni Gaudí se convierte en el arquitecto del templo.
Se inaugura la capilla de San José, en la cripta, y se celebran en ella las primeras misas.
Finalización de la cripta.
Empiezan las obras de la fachada del Nacimiento.
La fachada del ábside queda acabada.
Finalización del portal del Rosario, en el claustro del Nacimiento.
Dibujo de la primera solución de conjunto del templo.
Edificio de la escuela parroquial.
Exposición en París de la maqueta de la fachada del Nacimiento.
Antoni Gaudí se dedica exclusivamente al templo, hasta su muerte.
Proyecto de la fachada de la Pasión, con el monumento al obispo Torras i Bages, iniciado en 1911.
Solución definitiva de las naves y cubiertas en modelos de yeso a escala 1:10 y 1:25.
Se finaliza el primer campanario (San Bernabé) en la fachada del Nacimiento, de 100 metros de altura.

GAUDÍ: 1883-1926

Después de asumir el proyecto en 1883, Gaudí construye la cripta, que termina en 1889. Posteriormente inicia las obras del ábside, mientras sigue a buen ritmo el recibimiento de donativos. Al recibirse un importante donativo anónimo, Gaudí se plantea hacer una obra nueva y mayor: desestima el antiguo proyecto neogótico y propone uno nuevo más monumental e innovador tanto por las formas y las estructuras como por la construcción. El proyecto de Gaudí consiste en una iglesia de grandes dimensiones con planta de cruz latina y torres de gran altura; concentra una importante carga simbólica, tanto en forma arquitectónica como escultórica, con el objetivo final de ser una explicación catequética de las enseñanzas de los Evangelios y de la Iglesia.

En 1892 inicia los cimientos para la fachada del Nacimiento porque, según manifiesta el propio Gaudí, «Si en lugar de hacer esta fachada decorada, ornamentada y turgente hubiera empezado por la de la Pasión, dura, pelada y como hecha de huesos, la gente se habría distanciado». En 1894 queda terminada la fachada del ábside y en 1899 el Portal de Rosario, uno de los accesos al claustro del Nacimiento.

Paralelamente a estos trabajos, en el ángulo suroeste del templo, en 1909 Gaudí construye las Escuelas Provisionales de la Sagrada Familia, destinadas a los hijos de los trabajadores de la Sagrada Familia y a los niños del barrio. El año siguiente, 1910, una maqueta de la fachada del Nacimiento se exhibe en el Grand Palais de París con ocasión de una exposición sobre la obra de Gaudí, impulsada por su amigo y mecenas Eusebi Güell. En 1911 proyecta la fachada de la Pasión.

Desde el año 1914, Gaudí se dedica exclusivamente a construir el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, lo que explica que no haya otros trabajos importantes en los últimos años de su vida. Se implica tanto que llega a residir en los últimos meses al lado de su obrador, un espacio situado junto al ábside dedicado a taller de maquetas a escala, realización de dibujos y diseños, estudio de esculturas y espacio para tomas fotográficas, entre otros.

En 1923 proyecta la solución definitiva de las naves y cubiertas. Sin embargo, las obras avanzan lentamente. El 30 de noviembre de 1925 se acaba la construcción del primer campanario de la fachada del Nacimiento, dedicado a san Bernabé, de cien metros de altura. Éste es el único que Gaudí ve construido, puesto que el 10 de junio de 1926 muere a consecuencia de un trágico accidente ocurrido tres días antes, al ser atropellado por un tranvía. El día 12 es enterrado en la capilla del Carmen de la cripta del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, donde todavía hoy reposan sus restos.

Durante todos aquellos años, para poder ejecutar el proyecto, había colaborado con Gaudí un numeroso grupo de arquitectos, dibujantes, escultores y modelistas.

Al morir Antoni Gaudí de accidente el 10 de junio, su discípulo Domènec Sugrañes asume la dirección de las obras.
Finalización de los cuatro campanarios de la fachada del Nacimiento.
Guerra Civil. Profanación y destrozos del templo. Destrucción del estudio de Gaudí..

TRASPASO: 1926-1938

Al morir Gaudí, asume la dirección de las obras su estrecho colaborador Domènec Sugrañes, hasta 1938.

En 1930 se terminan los campanarios de la fachada del Nacimiento y en 1933 se termina el portal de la Fe y el ciprés central.

En julio de 1936, a raíz del alzamiento militar y la Guerra Civil Española, unos revolucionarios incendian la cripta, queman las Escuelas Provisionales de la Sagrada Familia y destruyen el obrador. En aquel momento se pierden los planos, los dibujos y las fotografías originales, y queda reducida a añicos una parte de las maquetas de yeso a escala. Sin embargo, cabe remarcar que desde la intervención de Gaudí en 1883 y a pesar de aquellos actos vandálicos, la construcción del templo no se ha parado y siempre se ha respetado la voluntad de la idea original del arquitecto.

Francesc de Paula Quintana asume la dirección de las obras, que pueden continuar gracias al material reconstruido a partir de fotografías y planos publicados.
Restauración de la cripta y de los modelos de yeso.
Se construye la escalinata de la fachada del Nacimiento, fachada que se ilumina por primera vez.
Se inician los cimientos para construir la fachada de la Pasión.
Se organiza la primera colecta.
Se realiza la primera columna interior ideada por Gaudí.
El 19 de marzo, festividad de San José, se coloca en la fachada del Nacimiento el conjunto escultórico que representa la Sagrada Familia, obra de Jaume Busquets.
Se inaugura un museo para explicar a los visitantes los aspectos históricos, técnicos, artísticos y simbólicos del templo.
Muere Quintana, e Isidre Puig-Boada y Lluís Bonet i Garí se hacen cargo de la dirección de las obras.
Se acaban de construir los cuatro campanarios de la fachada de la Pasión.
Comienza la construcción de las fachadas de las naves laterales.
Francesc Cardoner i Blanch asume la dirección de las obras.
Jordi Bonet i Armengol es nombrado arquitecto coordinador y director de las obras.
Se encarga a Josep Maria Subirachs la realización de los grupos escultóricos de la fachada de la Pasión. (Créditos foto: Joan Iriarte)
Cimentación de las naves, las columnas, las bóvedas y las fachadas de la nave principal, los transeptos, el crucero y el ábside.
Construcción de las cantorías y bóvedas de las naves laterales.

HERENCIA: 1938-1999

Después de la Guerra Civil Española se retoma la construcción del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, que lentamente continúa levantándose. Entre 1939 y 1940, el arquitecto Francesc de Paula Quintana i Vidal, colaborador de Gaudí desde 1919, restaura la cripta incendiada y recompone muchas de las maquetas dañadas, que sirven como modelos para continuar la construcción según la idea original de Gaudí.

Después son directores Isidre Puig-Boada y Lluís Bonet i Garí, también colaboradores de Gaudí y personas que conocieron al maestro y que hasta el año 1983 dirigieron la obra. Posteriormente fueron directores Francesc de Paula Cardoner i Blanch, Jordi Bonet i Armengol y Jordi Faulí i Oller, que ocupa el cargo actualmente, desde 2012.

 

En 1952 se celebra en Barcelona el XXXV Congreso Eucarístico Internacional, motivo por el cual se celebran varios actos en el templo. Aquel mismo año se construye la escalinata del Nacimiento y se ilumina por primera vez la fachada, iluminación que en 1964 será permanente por voluntad del Ayuntamiento de Barcelona.

Los trabajos continúan con vigor en 1954; se empiezan los cimientos para construir la fachada de la Pasión, en base a los múltiples estudios realizados por Gaudí entre 1892 y 1917. Después de los cimientos, se construye la cripta, donde en 1961 se instala un museo para explicar a los visitantes los aspectos históricos, técnicos, artísticos y simbólicos del templo. Esta fachada verá levantados los cuatro terminales de sus campanarios en 1976.

 

Una fecha importante es 1955, cuando se lleva a cabo la primera «colecta», dedicada a recaudar fundos para pagar las obras, iniciativa que se mantendrá en los años siguientes, hasta hoy, como una forma participativa de la sociedad en la construcción del templo.

Muchos escultores han dejado su impronta en la fachada del Nacimiento. El 19 de marzo de 1958, festividad de San José, se coloca el conjunto escultórico que representa la Sagrada Familia, realizado por Jaume Busquets.

Desde 1986, el escultor Josep Maria Subirachs es el encargado de llevar a cabo la obra escultórica en la fachada de la Pasión, que fue ejecutando según su estilo personal a lo largo de veinte años.

Bóvedas de la nave central.
Ventanal central de la fachada de la Pasión y vitral de la Resurrección.
Restauración y traslado del edificio de las escuelas parroquiales.
Construcción del claustro de la Merced.
Vitral superior en la fachada del Nacimiento.
Construcción de la cantoría de la fachada de la Gloria.
Bóvedas del deambulatorio del ábside.
Bóvedas del crucero y del ábside.
Finalización del interior y ceremonia de dedicación del templo por S. S. Benedicto XVI.
Jordi Faulí sucede a Jordi Bonet como arquitecto coordinador y director de las obras del templo de la Sagrada Familia.
Inicio de la torre de Jesús y las torres de los evangelistas.
Construcción de la sacristía.

SIGLO XXI: 2000 – 2015

En el año 2000 se construyen las bóvedas de la nave central y las del transepto, y a la vez se empiezan los cimientos de la fachada de la Gloria. Aquel año, con ocasión del cambio de milenio, se celebra una misa en el interior del templo que permite comprender la grandiosidad de la obra.

En 2001 se completa el ventanal central de la fachada de la Pasión y se coloca un vitral dedicado a la resurrección, obra de Joan Vila-Grau. También se finalizan las cuatro columnas del centro del crucero.

La figura y la obra de Gaudí son especialmente recordadas en 2002, cuando el Ayuntamiento de Barcelona impulsa el Año Internacional Gaudí con motivo del 150° aniversario de su nacimiento. El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia participa con varias actividades, como la restauración, el traslado y la apertura de las Escuelas Provisionales de la Sagrada Familia.

Durante 2002, el escultor Josep Maria Subirachs realiza el proyecto del muro de los patriarcas y profetas que Gaudí sitúa en el soportal de la fachada de la Pasión, y en 2005 se coloca la escultura de la Ascensión entre las torres de esta fachada. Paralelamente, se sitúan en los ventanales de la nave central los símbolos eucarísticos del pan y del vino, realizados por el escultor japonés Etsuro Sotoo.

El 2006 se construye la cantoría de la fachada de la Gloria según los modelos de Gaudí. Se acaban en 2008 las bóvedas del deambulatorio del ábside. Entre 2008 y 2010 se terminan las bóvedas del crucero y del ábside.

2010 supone una etapa significativa en la historia de la Sagrada Familia, con la dedicación del templo por parte de S. S. Benedicto XVI.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

HOY

El 19 de marzo del 2017 se cumplían 135 años de la colocación de la primera piedra del templo. Actualmente se ha realizado el 70 % de la construcción de la Basílica y estamos inmersos en la construcción de las seis torres centrales.

En el 2017 se ha seguido con buen ritmo la construcción de las torres de los evangelistay de la torre de la Virgen María, iniciada en diciembre del 2016, con paneles de piedra tensada premontados en el taller de Galera. Las torres siguen el modelo arquitectónico de la sacristía, definida por Gaudí en un modelo de yeso.

Durante el 2018, la obra se centra en la continuidad de la construcción de las torres de los Evangelistas, la de la Virgen María y en el inicio de la de Jesucristo. También se ejecutan y se colocan los elementos simbólicos que faltan en el pórtico superior de la fachada de la Pasión.

Durante este año también se finalizará la fachada de la Pasión, con la ejecución y colocación de los elementos simbólicos que faltan en el pórtico superior, y en esta misma fachada se trabajará en la restauración del último de los terminales, el de la torre campanario de Santiago el Menor. En el interior de la Basílica se continuará con la climatización y la pavimentación definitiva de la nave central.

 

Torre de la Virgen María

Ubicada sobre el ábside y de 138 metros de altura, rodea el gran hiperboloide que aporta luz al altar y que conduce la luz del exterior al presbiterio. El interior de la torre será un espacio monumental vacío repleto de luz.

Actualmente, son 170 los paneles colocados en la torre de la Virgen María. Ahora mismo nos encontramos precisamente en el decimotercer nivel de los diecinueve que habrá, de manera que la torre ya alcanza los 99,87 metros. Está previsto que alcance los 102,31 metros de altura al finalizar el año.

Desde la calle se ve cómo crece esta torre, ya que se construye sin andamios en el exterior. Se pueden contemplar los gajos parabólicos de piedra, con los aristones de granito azulado en las esquinas, que evocan el manto de la Virgen María. En la base de la torre se han situado, al lado del texto de la primera parte de la oración del avemaría, relieves de flores que se relacionan con atributos de la virgen, y que han sido diseñados por el taller de escultores del templo y realizados por el taller de canteros, todo bajo la dirección de Etsuro Sotoo.

 

Las torres de los Evangelistas

De los 135 metros que alcanzarán en el 2022, tres de las cuatro torres de los Evangelistas (Lucas, Mateo y Marcos) ya llegan a los 92,80 metros, y se encuentran en el quinto nivel de los trece que tendrán. La torre de Juan, por su parte, se encuentra en el cuarto nivel, por lo que llega ya a los 90,10 metros. Una vez finalizadas, llegarán a los 135 metros de altura, incluyendo los terminales.

Asimismo, ya se han colocado los cuatro puentes que conectarán las torres de los Evangelistas con la de Jesucristo.

 

Torre de Jesucristo

Será la más alta, con 172,5 metros de altura. La piel estará formada por doce paraboloides (como la cúpula de la sacristía) de ventanas triangulares, con esbeltos aristones de pórfido en las esquinas en referencia a la sangre de Jesucristo. En el interior, a 85 metros con respecto al templo, el visitante podrá acceder a un primer espacio de 60 metros de altura que contará con un núcleo de escalera de caracol de piedra, en cuyo centro se emplazará un ascensor con cierre de cristal.

La torre ha comenzado a crecer este año y tendrá doce niveles. Los primeros paneles se han colocado en octubre y, con ellos, la torre alcanza los 90,86 metros.

Actualmente, también se trabaja en el proyecto definitivo de los terminales de las seis torres centrales.

 

Fachada de la Pasión

Durante el 2017, se colocaron en los acroterios exteriores del pórtico superior las esculturas del León de Judá y del cordero de Abraham, dos prefiguraciones de Jesucristo recogidas en el Antiguo Testamento. Ambas piezas son obra del escultor Lau Feliu y han sido esculpidas en granito de la región francesa de Tarn.

En este 2018, después de completar los elementos escultóricos del pórtico superior con la colocación de la escena del Sepulcro Vacío detrás de las columnas centrales y de la Cruz Gloriosa en el acroterio central, se ha dado por finalizada la fachada de la Pasión, iniciada en 1954. El conjunto del Sepulcro Vacío, obra del escultor Francesc Fajula, está formado por la figura del ángel, de 3,8 toneladas de peso, y las figuras de las tres Marías, de 3 metros de altura. El conjunto de la Cruz Gloriosa, situado en el acroterio central, está formado por una cruz de piedra de 7,5 metros de alto y 18 toneladas, a los pies de la cual se encuentran tres ángeles, obra de Lau Feliu.

También se ha finalizado el espacio ubicado entre el muro de los profetas del pórtico superior y la base del ventanal central de la fachada de la Pasión. En este espacio, situado a veinte metros de altura, se ha representado el huerto en el que según el Evangelio se enterró a Jesucristo, así como una cantera abandonada, lugar en el que se excavó el sepulcro. Es un espacio de silencio y recogimiento, pensado para la reflexión, la contemplación y la plegaria individual o de grupo.

Los bloques que conforman el muro, de disposición piramidal, se han tallado con el sistema tradicional de cuñas. Plantas propias del clima mediterráneo, expresión de la vida después de la muerte, se plantaron entre las piedras y el entorno para completar la representación del huerto.