Luz y color

Para dar esplendor y expresividad a su arquitectura, Gaudí recurrió a la luz. Los rayos solares hacen relucir los pináculos situados en lo alto de todas las torres y de los ventanales. El sol de levante ilumina los portales de la fachada del Nacimiento, y acentúa la alegría de la vida que es el nacimiento de Jesús.

En la fachada de la Pasión, el juego de luces y sombras producido por el reflejo del sol de poniente aumenta su carácter rudo y duro, mientras que, en la fachada de la Gloria, el sol de mediodía hará resplandecer las dieciséis linternas del porche monumental e iluminará el acceso principal a la basílica.  Ir a la galería fotográfica

Decía Gaudí que el color es expresión de vida, y por ello quiso que estuviera muy presente en la Sagrada Familia. Lo encontramos, entre otras partes, en el ciprés de la fachada del Nacimiento, en los pináculos y en los diferentes terminales de las torres y edículos del templo, en forma de atributos episcopales, de frutas, de espigas de trigo y de uvas —que representan los símbolos  eucarísticos del pan y el vino—, hechos con fragmentos de vidrio veneciano y con cerámica esmaltada de colores varios y con ladrillos, piedra, etc.

LlumiColorFoto01
LlumiColorFoto02
LlumiColorFoto04
LlumiColorFoto03

En el interior, y además del color que aportan los propios materiales constructivos , como los diferentes tipos de piedra utilizados o la baldosa de las bóvedas, también habrá muchos elementos con simbología coloreados, como los vitrales y las inscripciones de los puntos de luz situados en los nudos de cada columna de la nave central y del crucero, y de los difusores de las bóvedas.

Así trabajamos: los vitrales
¿Sabes cómo se fabrican y se colocan los vitrales en la basílica?

La Sagrada Familia en imágenes
Descubre la galería fotográfica.

Entradas Online Sagrada Familia
Organiza tu visita
¡Ahora con más comodidad!