Museo

En julio de 1926, un mes después de la muerte de Antoni Gaudí, Joaquim Folch i Torres, director general de los Museos de Arte de Barcelona, proponía construir, en el mismo obrador del arquitecto, un museo para conservar y difundir la obra de Gaudí.

La quema del obrador en 1936 supuso una inmensa pérdida: se inició el largo proceso de colecta de material relacionado con la obra y la figura de Gaudí y de recomposición de modelos de yeso a través de los restos. Este proceso debía permitir la continuación de la obra del templo y la apertura de un museo.

El museo se inauguró en 1961 en el semisótano de la fachada de la Pasión. Este núcleo primitivo, junto con las ampliaciones y reformas posteriores, es parte del actual museo que, sin olvidar el conjunto de la obra de Gaudí, centra la exposición en los trabajos de construcción del templo.

Cabe destacar las maquetas originales restauradas, réplicas de originales y nuevas, así como la reconstrucción de la maqueta polifunicular de la iglesia de la Colonia Güell. Es también destacable el actual taller de modelistas, donde se restauran las maquetas originales de Gaudí y se reproducen a distintas escalas para asegurar la fidelidad al proyecto original, así como un audiovisual sobre la historia y el momento actual de la construcción del templo.

INCORPORACIÓN DE NUEVOS ÁMBITOS

Últimamente, el museo del templo ha iniciado un proceso de mejora y una nueva distribución temática. El principal objetivo es hacer llegar el contenido actual de manera más sencilla y entendedora al visitante a partir de la renovación de los recursos expositivos, el discurso, la luz y la selección de las piezas.

Entre los nuevos ámbitos, destaca el llamado «Inspiración en la natura», con paneles de luz, grandes fotografías y veinte maquetas de yeso que el visitante puede tocar y, de esta forma, entender lo decisiva que fue la observación y el análisis de la naturaleza para el desarrollo de las soluciones formales, simbólicas y constructivas de Gaudí.

En el área que incluye las secciones «Orígenes del templo» y «El templo en manos de Gaudí» se pueden conocer a los promotores de la Basílica y cuál ha sido la evolución de las obras, desde el proyecto inicial del arquitecto Francisco de Paula del Villar hasta la última solución implantada por Gaudí. Este espacio también permite ver una evocación del obrador de Gaudí.

La «Sala Subirachs Vila-Grau» ha sido el último espacio en inaugurarse, y está dedicado al dos de los colaboradores del proyecto de la Sagrada Familia: el escultor Josep Maria Subirachs y el pintor y vidriero Joan Vila-Grau. Gaudí siempre tuvo claro que otros arquitectos, y también artesanos y artistas, seguirían el trabajo que él había iniciado en la Basílica hasta completarlo y, en este sentido, la aportación de estos dos colaboradores ha sido muy significativa a partir de la década de los ochenta. En este espacio se pueden descubrir piezas originales de vidrieras, yesos, bronces y dibujos a carbón, así como la explicación de las herramientas de trabajo de estos expertos. También se puede ver una escenografía del taller de Subirachs y dos audiovisuales que acercan a los espectadores al trabajo manual de dos artistas y a sus fuentes de inspiración.

Actualmente, se continúa trabajando en este proyecto global de ampliación y renovación del museo, que tiene el doble propósito de preservar la obra y el espíritu de Gaudí, y de facilitar el conocimiento a los distintos públicos interesados.

1_museusagrada-350x350
museu-origens-2
201802_MUSEU_SALA_SUBIRACHS_VILAGRAU_050
¿Sabías que...
…ya tiene casi ciento cincuenta años de historia?